Concurso de ideas para el diseño del Pabellón del Ayuntamiento de la Feria del Libro de Madrid.

El pabellón, como arquitectura temporal que es, se manifiesta como un acontecimiento, una proposición que no permanece y que no modifica tras de sí el lugar donde se asienta; se inserta en su interior sin apropiarse de él. Como un libro que alguien dejó olvidado en el parque.

La propuesta se plantea como un ejercicio de abstracción del concepto de libro en sí mismo. Ese contenedor aparentemente pequeño, manejable, que sin embargo esconde increíbles historias y mundos inimaginables.

Al exterior, el pabellón se propone como un volumen sencillo, de color negro mate; con una única entrada hacia la que nos guían unas icónicas flechas que despiertan nuestra curiosidad. La entrada, como la madriguera hacia la que guía el conejo a “Alicia”, nos sumerge en un mundo interior lleno de luz, blanco, difuso, cuyos límites se diluyen, y cuyos planos se deslizan y se pierden en el infinito. La luz cenital se difumina en planos paralelos que quieren ser metáfora viva de un libro en blanco, en el cual nosotros, una vez perdida nuestra propia conciencia de escala, deambulamos como momentáneos protagonistas.

Convoca: COAM – Colegio de Arquitectos de Madrid.
Localización: Madrid, España.
ENERO 2007